Comentando la Técnica Ho’oponopono

Hace un tiempo que estudio y practico esta técnica y he escrito un artículo explicando algunos aspectos.

La técnica Ho’oponopono, si no la conocéis es una técnica Hawaiiana de autosanación; parte de la idea de que no tengo más que una ligera idea de lo que está ocurriendo en mí y a mi alrededor. En primer lugar es imposible ser consciente de todo lo que está pasando a mi alrededor, ni consciente ni inconscientemente. En segundo lugar mi mente y mi cuerpo se están regulando ellos mismos sin que yo tenga consciencia de ello. También es cierto que hay montones y montones de información, visible e invisible, a mi alrededor pero no tengo consciencia de ello. En este punto debemos recordar lo que algunos conocen como Ley de la Atracción. Somos protagonistas en crear nuestra propia realidad, pero mi mente consciente no es la que crea mi vida, si no que lo es mi subconsciente, toda la información que continuamente voy grabando en ella. La mente consciente es corresponsable de acuerdo con sus elecciones, con los aspectos en los que repetidamente centra su atención.

La consecuencia de no conocer lo que está ocurriendo – lo que está creando mi vida, y también mis malestares y mis problemas – es que no puedo controlarlo. Sería un error dejar que mi mente consciente, a veces fuertemente apegada al ego, se la que decida lo que es bueno para mi, cual es la fuente del problema, lo que tengo que cambiar. Simplemente no tiene acceso a los montones de información sobre lo que me pasa ni la sabiduría necesaria. Entonces, no tengo el control ni sobre mis problemas ni sobre su solución. No tengo el control, pero si la capacidad de elección. Debo rendirme, tengo que liberar y dejar ir, sin importar si consigo lo que deseo, y aceptar lo que el universo que me va a traer, lo mejor y más adecuado para mí.

Por suerte, en realidad si que puedo sanar cualquier cosa que me ocurra. En Ho’oponopono consideramos que todo lo que pasa en mi vida es una oportunidad de sanar, simplemente porque está en mi punto de mira. Cualquier cosa que sienta, que vea en los otros y que me moleste, que llame mi atención… puedo sanarlo. No se cual es su fuente y origen concreto. Pero se que parte de las memorias insanas en mi subconsciente porque genera algo desagradable en mi vida. Está y por eso puedo sanarlo.

Sólo puedo hacer el proceso de sanación con Ho’oponopono si acepto y entiendo completamente que soy 100% responsable de todo lo que experimento, de lo que hay en mi realidad. Debemos olvidarnos de la palabra culpa. No tiene ninguna utilidad ni beneficio, es una fuente artificial de sufrimiento. Todo lo que yo y los demás, hacemos, pensamos y sentimos surge de las memorias contenidas en mi subconsciente, por lo tanto, yo soy responsable de crearlo. No puedo acusar a nadie ni nada más de lo que ocurre en mi realidad. Cuando acepto este 100% de responsabilidad, puedo aceptar y amar cualquier cosa. Con el amor viene el perdón y la sanación. Así, si quiero sanar y dejar de producir un entorno dañino, debo borrar, limpiar, las memorias incorrectas que he ido acumulando.

El proceso de sanación consiste en pedir a mi divinidad interna, el supraconsciente, nuestra parte espiritual, que borre todo lo que hay en mí que está creando aquello que me incomoda. Tengo que reconocer mi responsabilidad y decir “te amo”, porque el amor transmuta las energías estancadas. Estas palabras abren la puerta a la energía de la energía divina que sabrá qué debe borrarse, cuales son las causas, qué es lo más adecuado para mi.

Alcanzando un estado en el que he borrado cada vez más memorias incorrectas, conecto con lo divino. Me rindo y empiezo a escuchar los mensajes de mi divinidad interna. Esto se llama inspiración. Esta es la mejor y más sabia fuente de información. No las memorias antiguas e insanas, la basura emocional que hemos ido creando. La intención que preconizan algunas maneras de entender la Ley de la Atracción, es un instrumento basado en la mente consciente, un intento de controlar mi vida basada en la visión limitada del ego. Por eso algunos dicen que el Ho’oponopono está más allá de El Secreto. El trabajo de acuerdo con la inspiración nos trae milagros.

Autor: Luis Romance

Hace un tiempo que estudio y practico esta técnica y he escrito un artículo explicando algunos aspectos.http://saluticreixement.wordpress.com/wp-includes/js/tinymce/plugins/wordpress/img/trans.gif

La técnica Ho’oponopono, si no la conocéis es una técnica Hawaiiana de autosanación; parte de la idea de que no tengo más que una ligera idea de lo que está ocurriendo en mí y a mi alrededor. En primer lugar es imposible ser consciente de todo lo que está pasando a mi alrededor, ni consciente ni inconscientemente. En segundo lugar mi mente y mi cuerpo se están regulando ellos mismos sin que yo tenga consciencia de ello. También es cierto que hay montones y montones de información, visible e invisible, a mi alrededor pero no tengo consciencia de ello. En este punto debemos recordar lo que algunos conocen como Ley de la Atracción. Somos protagonistas en crear nuestra propia realidad, pero mi mente consciente no es la que crea mi vida, si no que lo es mi subconsciente, toda la información que continuamente voy grabando en ella. La mente consciente es corresponsable de acuerdo con sus elecciones, con los aspectos en los que repetidamente centra su atención.

La consecuencia de no conocer lo que está ocurriendo – lo que está creando mi vida, y también mis malestares y mis problemas – es que no puedo controlarlo. Sería un error dejar que mi mente consciente, a veces fuertemente apegada al ego, se la que decida lo que es bueno para mi, cual es la fuente del problema, lo que tengo que cambiar. Simplemente no tiene acceso a los montones de información sobre lo que me pasa ni la sabiduría necesaria. Entonces, no tengo el control ni sobre mis problemas ni sobre su solución. No tengo el control, pero si la capacidad de elección. Debo rendirme, tengo que liberar y dejar ir, sin importar si consigo lo que deseo, y aceptar lo que el universo que me va a traer, lo mejor y más adecuado para mí.

Por suerte, en realidad si que puedo sanar cualquier cosa que me ocurra. En Ho’oponopono consideramos que todo lo que pasa en mi vida es una oportunidad de sanar, simplemente porque está en mi punto de mira. Cualquier cosa que sienta, que vea en los otros y que me moleste, que llame mi atención… puedo sanarlo. No se cual es su fuente y origen concreto. Pero se que parte de las memorias insanas en mi subconsciente porque genera algo desagradable en mi vida. Está y por eso puedo sanarlo.

Sólo puedo hacer el proceso de sanación con Ho’oponopono si acepto y entiendo completamente que soy 100% responsable de todo lo que experimento, de lo que hay en mi realidad. Debemos olvidarnos de la palabra culpa. No tiene ninguna utilidad ni beneficio, es una fuente artificial de sufrimiento. Todo lo que yo y los demás, hacemos, pensamos y sentimos surge de las memorias contenidas en mi subconsciente, por lo tanto, yo soy responsable de crearlo. No puedo acusar a nadie ni nada más de lo que ocurre en mi realidad. Cuando acepto este 100% de responsabilidad, puedo aceptar y amar cualquier cosa. Con el amor viene el perdón y la sanación. Así, si quiero sanar y dejar de producir un entorno dañino, debo borrar, limpiar, las memorias incorrectas que he ido acumulando.

El proceso de sanación consiste en pedir a mi divinidad interna, el supraconsciente, nuestra parte espiritual, que borre todo lo que hay en mí que está creando aquello que me incomoda. Tengo que reconocer mi responsabilidad y decir “te amo”, porque el amor transmuta las energías estancadas. Estas palabras abren la puerta a la energía de la energía divina que sabrá qué debe borrarse, cuales son las causas, qué es lo más adecuado para mi.

Alcanzando un estado en el que he borrado cada vez más memorias incorrectas, conecto con lo divino. Me rindo y empiezo a escuchar los mensajes de mi divinidad interna. Esto se llama inspiración. Esta es la mejor y más sabia fuente de información. No las memorias antiguas e insanas, la basura emocional que hemos ido creando. La intención que preconizan algunas maneras de entender la Ley de la Atracción, es un instrumento basado en la mente consciente, un intento de controlar mi vida basada en la visión limitada del ego. Por eso algunos dicen que el Ho’oponopono está más allá de El Secreto. El trabajo de acuerdo con la inspiración nos trae milagros.

Autor: Luis Romance

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s